Almanaque De La Prensa
Hoy es Domingo, 16 de Diciembre de 2018

Archivo Etiqueta: FISTULA

Día Mundial de la Vacuna contra el SIDA

La carrera para obtener una vacuna del sida comenzó casi en el mismo momento en el que se reconoció la enfermedad. Sin embargo, han transcurrido 30 años con sonoros fracasos y pequeños avances que han creado un cierto aire derrotista entre la comunidad científica, pero que no han mermado los esfuerzos para obtener la tan ansiada vacuna contra el VIH, un virus que con el que conviven cerca de 33,3 millones de personas.

Ya en 1984, cuando se descubre el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), se empezó a hablar de una vacuna: al poco tiempo la Secretaría de Estado de Sanidad de EEUU afirmaba que la vacuna frente al VIH estará disponible en un plazo de 2 años. Pero, el próximo mes de junio se cumplirán 30 años desde la primera publicación que hace referencia a lo que posteriormente sería reconocido como síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida) y la existencia de una vacuna frente al VIH continúa siendo un objetivo no alcanzado. Durante estos años se han quedado atrás múltiples expectativas no cumplidas, junto con sonadas frustraciones que han llevado al mundo científico al escepticismo en este terreno
La consecución de una vacuna preventiva frente al VIH representa un reto científico del máximo nivel. Esto se debe a las características de la propia infección. En primer lugar, la alta capacidad de mutación del virus hace que esté constantemente modificando su estructura antigénica y dificultando las respuestas creadas con anterioridad. En segundo lugar, la célula diana del VIH es el linfocito CD4+, que es la célula que se encuentra en el centro de la encrucijada inmunológica, con lo que su alteración por parte del virus distorsiona toda la respuesta inmune posterior. Otro problema añadido es la dificultad para encontrar modelos animales en los que probar hipótesis antes de llevarlas a la práctica. Finalmente, hay que señalar que la mayoría de las vacunaciones que se emplean en el ser humano no impiden la infección, pero sí la enfermedad. Por el contrario, en el caso del VIH la comunidad científica está convencida que la vacuna deberá prevenir la infección y no permitir el establecimiento de una infección crónica.
El primer estudio con una vacuna frente al VIH lo realizó en 1987 el Instituto de Alergia y Enfermedades Infecciosas perteneciente a los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EEUU. Aquel primer trabajo se llevó a cabo con una proteína del propio virus purificada (gp160), aunque sus resultados fueron muy desalentadores. Durante los años siguientes los esfuerzos se centraron en la consecución de proteínas recombinantes que pudieran inducir una respuesta inmune capaz de impedir la infección por el virus. Tras demostrar en el laboratorio que dichas proteínas podían llevar a inducir una respuesta inmune adecuada, se probó su utilidad en dos grandes ensayos clínicos en fases II/III. La decepción surgió cuando ninguno de ellos mostró capacidad protectora en los sujetos vacunados.